Tag Archives: maltrato

La Oreja del Van Gogh: Adalides de la tortura, la violencia el el maltrato.

24 Mar

La Oreja de Van Gogh promociona la tortura, la violencia y el maltrato de inocentes posando con capotes para promocionar la tauromaquia, y participan en una capea junto con el sádico maltratador “El Juli”.

La Oreja de Van Gogh, promocionan la brutalidad y el salvajismo taurino.

La Oreja de Van Gogh, promocionan la brutalidad y el salvajismo taurino. Sólo un sádico o un enfermo puede ponerse del lado de aquellos que torturan y matan.

 

Resulta soprendente que un grupo de música monotemático en canciones absolutamente  paselosas sobre el amor, sentimientos y sobre “te quieritos” varios , se dediquen luego a PARTICIPAR ACTIVAMENTE EN EL MALTRATO ANIMAL, TORTURANDO PEQUEÑAS VAQUILLAS  en una capea. Los hechos acaecieron el pasado 23 de marzo, cuando los integrantes de éste grupo de música para osos amorosos “torearon” junto a el ASESINO “El Juli”, a una vaquilla en las instalaciones de la ganadería Garcigrande, situada en la localidad de Alaraz, Salamanca. Todos los miembros del equipo partiparon en éste despreciable acto, demostrando así que esa “apelación al amor y a los sentimientos” de la que hacen gala en sus canciones, se queda dentro del estudio de grabación, para ejercer de torturadores de animales una vez salen de las instalaciones de grabación.

 

Cantamos al amor y tal, pero nos encanta que torturen animales hasta la muerte.

Cantamos al amor y tal, pero nos encanta que torturen animales hasta la muerte.

No contentos con eso, han tenido la desfachatez de posar con capotes de “toreros” (de aquí en adelante, salvaje  torturador), promocionando la tortura, el maltrato y el asesinato de inocentes.  Nos resulta increible que éste grupo, que ahora les ha dado por hacer de “embajadores” de Euskadi, vaya por ahí mostrando con orgullo las “herramientas”  y símbolos de los salvajes torturadores que mancillan Euskalherria, dando apoyo a la violencia y a la brutalidad.

Sólo un sanguinario, un sádico, un psicópata puede disfrutar con el dolor ajeno. Sólo un despreciable maltratador puede divertirse viendo como desangran y torturan animales hasta la muerte, y sólo alguien tan sádico, cartente de empatía y sanguinario como ellos, puede presarte a dar apoyo a una costrumbre atroz, cruel y malsana como es la tortura taurina.

Parece que a La Oreja de Van Gogh no le importa hacer de abanderado de la primera causa violenta que se les cruza por el camino. ¿Cual será la próxima? ¿Posar con un asesino en serie? ¿Posar con un violador? ¿O quizas una campaña a favor de la pederastia? Viendo la total carencia de escrúpulos y de moral que ostentan, no nos extrañaría en absoluto.

Ésto es lo que promociona la Oreja de Van Gogh... mirad el lomo del animal. ¿Será que contemplar éste tipo de heridas les inspira para componer las pasteladas que cantan?

Ésto es lo que promociona la Oreja de Van Gogh... mirad el lomo del animal. ¿Será que contemplar éste tipo de heridas les inspira para componer las pasteladas que cantan?

Os animamos a que les escribáis ya sea vía facebook, twiter, tuenti o su correo y les digáis qué opinais sobre su reciente apoyo al maltrato, a la violencia y en defenitiva, el apoyo de la Oreja de Van Gogh al terrorismo taurino. Carta modelo mas abajo.

Ésto es lo que promociona la Oreja de Van Gogh... mirad el lomo del animal. ¿Será que contemplar éste tipo de heridas les inspira para componer las pasteladas que cantan?

Detalle del lomo de un toro picado. Ésto es lo que promociona la Oreja de Van Gogh... mirad el lomo del animal. ¿Será que contemplar éste tipo de heridas les inspira para componer las pasteladas que cantan?

 

CARTA MODELO:

Hola. He visto con horror el apoyo que el grupo “La Oreja de Van Gogh” está dando a la tortura, a la violencia y a los malos tratos, posando y mostrando orgullosos y sin ningún tipo de pudor con las herramientas de trabajo de los torturadores y asesinos de toros. No me puedo creer que un grupo que cante al amor y a los “sentimientos” dedique su tiempo libre a promover el sadismo, la barbarie y la tortura. ¿Acaso esos buenos sentimientos se quedan en el estudio una vez grabado el disco y después os dedicáis a promover el primer acto violento que se os cruza por el camino?

¿Qué será lo próximo? ¿Posar con un pederasta? ¿o quizas con un asesino en serie? Igual hasta podeis sacaros una foto mostrando las armas que utilizó para descuartizar a sus víctimas. Nos me extrañaría, viendo la total falta de ética, de moral y de escrúpulos que habéis mostrado.

No contentos con ello, me entero que os habéis dedicado a tortuar a una pobre vaquilla junto con el torturador El Juli, en Salamanca. De verdad que lo vuestro no tiene nombre.  Nos sois más que adalides del maltrato, de la violencia y de la tortura. Obviamente jamás volveré a comprar música vuestra. Llena de falsedades sobre el amor, cuando después os dedicáis a promover que revienten a un pobre animal a pullazos, banderillazos y estocadas. Sólo un sádico disfruta con el dolor ajeno, y sólo un sádico o un inmoral es capaz de promoverlo.

DIRECCIONES A ENVIAR:

Foro: Hay que logearse:

http://www.laorejadevangogh.com/forum

Facebook:

https://www.facebook.com/Laorejadevangogh.Oficial

Twitter: (Aquí no podréis meter el párrafo entero, pero podéis dejar un comentario)

http://twitter.com/#!/laorejadevgogh

Anuncios

El espantoso y brutal ataque al Perro “Goliath” en Portugalete, alcanzará los Tribunales.

22 Mar

El escalofriante caso  de brutal maltrato del perro, rebautizado como Goliath” alcanzará los tribunales.

Imagen
 

 El Colectivo Antitaurino y Animalista de Bizkaia (CAAB) presenta hoy 20 de marzo una denuncia ante el Juzgado de Instrucción contra el despiadado responsable del perro Beethoven, ahora llamado Goliath, por el brutal y salvaje maltrato al que sometió a su perro el pasado 16 de marzo, al que incluso intentó matar enterrándolo vivo tras golpearle salvajemente con una barra metálica.

 El sádico individuo, residente al parecer en el municipio de Portugalete, decidió abrir el craneo de su perro a golpes con una gruesa barra de metal, después de que los veterinarios se negasen a eutanasiar a su perro. Anteriormente a golpearlo, había intentado ahorcarlo con una soga. Las patas y el hocico del animal fueron atados con bridas.
 Posteriormente, con el animal gravemente herido, sangrando y con la cabeza abierta, el individio procedió a cavar una tumba para enterrarlo vivo.

 Gracias a la valentía de un vecino que se atrevió a denunciar los hechos a la Policía Local de Portugalete, se pudo salvar la vida del animal.

 Este Colectivo eleva los hechos ante el Juzgado de Instrucción y se presenta como acusación particular, con la intención de que al agresor se le imponga la máxima pena que marque la Ley.

 Por desgracia, el caso de éste perro no es aislado. Beethoven (ahora Goliath) ha vivido una vida de infierno, atado a una corta cadena durante sus trece años de vida en una de las chabolas de las huertas en el extrarradio de Portugalete.
 Es habitual en Euskadi que determinados individuos adquieran un perro pensando que es una alarma anti-rrobo y lo encadenen de por vida a la entrada de su baserri o su chabola. Ésta es una práctica en teoría prohibida por la Ley de Protección Animal Vasca, ante la cual sin embargo, Ayuntamientos y Diputación hacen la vista gorda.
  Éstos perros, totalmente desatendidos y enfermos debido al encadenamiento perpetuo, son usualmente matados a palos o con veneno por sus dueños cuando ya no los quieren, sin que la Administración mueva un solo dedo.
 Una situación vergonzosa para una Euskadi, que se las da de moderna y avanzada, y que sin embargo da cobijo a unas prácticas totalmente bárbaras y propias de un pueblo atrasado y sin moral.

 Desde el CAAB exigimos tanto que el salvaje ataque a Goliath sea reprendido con la máxima pena, como que Gobierno Vasco, Ayuntamientos y Diputación se empiecen a mover para acabar con el “chabolismo perruno”, que es una de las prácticas de maltrato animal mas frecuentes en Euskadi, y sin embargo, más permitidas y pasadas por alto por la Autoridad.

 Un perro es un ser vivo, no una alarma antirrobo que languidece encadenada toda su vida a la puerta de un baserri o de la chabola de la huerta del aldeano de turno. Y que después puede ser “desconectada” con una barra de hierro y una tumba.